viernes, 17 de junio de 2011

LA HIGUERA MALDITA. Mt 21,18-22.

                  18 A la mañana siguiente, cuando volvía a la ciudad, sintió hambre.
19 Viendo una higuera junto al camino, se acercó, pero no encontró nada más que hojas; entonces le dijo:
                   - Nunca jamás brote fruto de ti.
                   Y la higuera se secó de repente.
20 Al verlo, los discípulos preguntaron soprendidos:
                   - ¿Cómo es que la higuera se ha secado de repente?
                  21 Jesús les contestó:
                  - Os aseguro que si tuvierais una fe sin reservas, no sólo haríais esto de la higuera; incluso si le dijerais al monte ese "quítate de ahí y tírate al mar", lo haría, y 
22 todo lo que pidieseis en oración con esa fe lo recibiríais.

EXPLICACIÓN.

18 - 22.        Segundo día en Jerusalén. La higuera con hojas, pero sin fruto, en paralelo con el templo magnífico, pero infiel a su misión. La maldición de la higuera, figura de la destrucción del templo (24,2). Pregunta extrañada de los discípulos (20) y respuesta de Jesús (21s): El monte ese puede identificarse con el del del templo. La fe sin reservas, manifestada en el seguimiento de Jesús y en la ruptura total con la institución, hará que desaparezcan los sistemas opresores.

1 comentario:

  1. gracias esto nos a servido para un trabajo de religión y los peses están divertidos xDD

    ResponderEliminar