viernes, 10 de junio de 2011

EN CAFARNAÚN: EL IMPUESTO DEL TEMPLO. Mt 17,24-27.

                  24 Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto del templo se acercaron a Pedro y le preguntaron:
                 - ¿Vuestro maestro no paga el impuesto?
                 25 Contestó:
                 - Sí.
                Cuando llegó a casa se adelantó Jesús a preguntarle:
                - ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de este mundo, ¿a quiénes les cobran tributos e impuestos, a los suyos o a los extraños?
                26 Contestó:
                - A los extraños.
                Jesús le dijo:
                - O sea, que los suyos están exentos.
27 Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al mar y echa el anzuelo; coge el primer pez que saques, ábrele la boca y encontrarás una moneda; cógela y págales por mí y por ti.

EXPLICACIÓN.

24 - 27. Impuesto anual al templo, obligatorio para todo israelita mayor de 20 años (Éx 30,11-13; 38,26; Neh 10,33s). Algunos rabinos se eximían de pagar. Pregunta de los recaudadores (24). La respuesta de Pedro supone su concepción del Mesías que respeta y continúa las instituciones de Israel (16,23). Lección de Jesús, ampliando el caso: la comunidad cristiana ha de tener conciencia de su libertad, pero hay que respetar los sentimientos del pueblo (27). El Padre le procurará los medios (28).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada